INMENSIDAD

Nada mas terapéutico para mi, que ver la inmensidad del mar y saber que puedo llegar muy lejos y que solo soy parte de este mundo infinito que no se cansa de sorprenderme. Siempre que voy, lo veo diferente, nunca es igual, unos días hay olas fuertes y otros solo hay calma; otros días las olas solo son sonido para mis oídos.

Cuando decido entrar en el, pido permiso al universo y doy gracias por todas aquellas cosas maravillosas que me permite vivir y sentir. La paz que siento en ese lugar es indescriptible, solo se siente y aun se siente en las personas que ven mis ojos ese día en particular o me escuchan hablar.

Pueden suceder dos cosas: o me trae la paz mas grande que pudiera tener acompañado de pensamientos positivos para la semana y el día en particular o saca de mi todo aquello que acumulé y guardé en el baúl que llamo: para después.

Entonces hay dos sentimientos: uno de soltar y otro en donde remuevo para descargar.


El mar..es esa inmensidad que me recuerda que así de infinito es mi pensamiento, con olas, con playa, llega gente y se va, hay marea alta pero luego pasa, con su mundo acuático constante...pero al final.. no pierde su esencia, no pierde el infinito placer de sentirse único.



23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Autores Invitados