Mandala tibetano

Despedirte de una etapa de tu vida de la noche a la mañana no es posible aún si creemos que es así. Las etapas son procesos y en él, poco a poco vas encontrando la forma de transformarte en ese ser que está listo para recibir los cambios.

Llega ese momento en tu vida en el que sabes cuándo y sabes cómo hacerlo; por ahora ahora comienza a prepararte, crea el camino que necesitas.

Crea tu propio mándala de vida como los Tibetanos: en el budismo tibetano, los mandalas se crean con arena de colores, una práctica conocida como «dul-tson-kyil-Khor», que significa literalmente «mandala de polvos de colores» un comienzo de ceremonia de apertura, en el cual los monjes entonan mantras y flautas, tambores y platillos.


Con dedicación y cuidados miden los contornos del mándala primer lugar, en una superficie plana con tiza o un lápiz, y con l arena de colores y embudo van colocando en cada sesión del mándala.

por tradición son 4 monjes en un mándala cada uno en una sesión del mismo.



Esta práctica podría durar semanas y al poco tiempo terminado, los monjes lo destruyen esparciendo la arena y recitando mantras. La simbología de esta finalización es : “nada es para siempre”. Se recoge la arena, se envuelve en seda y se devuelve a la naturaleza.


y así nuestra creación de vida es de transformación constante, debemos ir dejando ir aún si tuvo mayor esfuerzo, por que nos enseñó y nos mostró un camino.


Crea tu mándala y déjalo ir. Recuerda : nada es para siempre 🙏 #namaste




#vacaciones

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Autores Invitados